Los episodios diabéticos afectan la memoria de los niños

diabetes-niña Los niños que tienen un episodio de cetoacidosis diabética, una complicación común de diabetes, pueden tener problemas de memoria persistentes, de acuerdo a un estudio publicado en el Journal of Pediatrics.

La cetoacidosis diabética ocurre cuando el organismo no tiene insulina y utiliza grasa para la energía en lugar de glucosa. Además de náusea, vómito y fatiga, los pacientes se pueden sentir mentalmente cansados. Si la condición no es tratada, los pacientes pueden caer en coma. Este estudio demostró que los niños que han sufrido de esta condición no tienen buenos resultados en pruebas de memoria que los niños con diabetes que no han tenido cetoacidosis diabética.

La cetoacidosis diabética, y sus complicaciones, pueden ser evitadas con un control óptimo de glucosa en pacientes que se sabe tienen diabetes. En muchos casos, sin embargo, la cetoacidosis ocurre al momento de diagnóstico de diabetes y estos casos son los más difíciles de detectar tempranamente.

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 33 niños con diabetes tipo 1 e historia de cetoacidosis diabética, y 29 niños diabéticos sin historia de tal episodio. Compararon la habilidad de los niños para recordar eventos y asociaciones, medidos con pruebas simples.

Los niños con historia de cetoacidosis diabética tuvieron resultados malos comparados con los niños que nunca habían tenido el episodio. Este resultado respalda quejas de los padres sobre déficits pequeños pero consistentes de memoria en sus niños con diabetes tipo 1 que no son capturados por las mediciones de coeficiente intelectual u otros abordajes típicos, como las calificaciones en la escuela.

Los investigadores concluyen que estos resultados resaltan la importancia de mantener un control estricto de la diabetes y de realizar diagnóstico de nuevos casos si aparecieran síntomas de cetoacidosis diabética.

Referencia: Simona Ghetti, et al. Diabetic Ketoacidosis and Memory Dysfunction in Children with Type 1 Diabetes. The Journal of Pediatrics. Octubre 2009. DOI: 10.1016/j.jpeds.2009.07.054.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>