Sociedad Europea publica guías para hipertensión pediátrica

hta-infantil La Sociedad Europea de Hipertensión ha publicado guías clínicas para el manejo de alta presión sanguínea en niños y adolescentes, esto para llenar el vacío dejado por la exclusión del tema en las últimas guías para adultos por parte de la Sociedad y la Sociedad Europea de Cardiología.

Estas guías, según los autores, deben alentar a los funcionarios de salud pública a desarrollar un esfuerzo global para mejorar la identificación y tratamiento de la alta presión sanguínea entre niños y adolescentes.

La presión sanguínea normal para niños menores de 18 años se define como menos del percentil 90 de acuerdo a edad, sexo y talla. Este debe ser el objetivo de tratamiento para la mayoría de los niños con presión sanguínea elevada. Un niño se considera hipertenso con mediciones en el percentil 95 o mayor. Las mediciones entre el percentil 90 y 95, son consideradas normal alta.

Las guías contienen, entre otras, las siguientes recomendaciones para manejar pacientes pediátricos con hipertensión:

  • Primero enfocarse en los factores de riesgo para hipertensión, incluyendo sobrepeso, aumento de la ingesta de sal y baja actividad física. El índice de masa corporal debe mantenerse por debajo del percentil 85. Se recomiendan el ejercicio regular y la dieta balanceada. Estas medidas deben continuarse aún cuando se inicie el tratamiento con medicamentos.
  • El tratamiento farmacológico debe iniciarse en pacientes con hipertensión sintomática, daño hipertensivo a órgano diana, hipertensión secundaria o diabetes concomitante.
  • Para niños con enfermedad renal crónica, la presión sanguínea debe disminuirse por debajo de percentil 75 si no tienen proteinuria, y debajo del percentil 50 si tienen proteinuria. Puede ser necesario el tratamiento con combinación de medicamentos.
  • Cuando se inicia tratamiento con medicamentos, se debe iniciar con una dosis baja de un solo medicamento. Si no hay respuesta en unas semanas, se debe incrementar a dosis completa.
  • Si el medicamento inicial no funcionó, intente un medicamento de diferente clase. En estudios pediátricos, todas las clases de medicamentos antihipertensivos produjeron reducciones similares en la presión arterial, pero los inhibidores de la ECA y los bloqueadores de los receptores de angiotensina son los más utilizados.

Los autores reconocen que hay pocos datos de estudios aleatorizados que guíen las recomendaciones y consideran que existe la necesidad urgente de estudios que establezcan las dosis y aborden las ventajas y desventajas de agentes individuales en el tratamiento farmacológico en pacientes pediátricos.

Referencia: Lurbe E, et al. Management of high blood pressure in children and adolescents: recommendations of the European Society of Hypertension. J Hypertens . Septiembre 2009;DOI: 10.1097/HJH.0b013e32832f4f6b.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>