Dolor Torácico

Existe poca correlación entre la intensidad del dolor torácico la gravedad de su causa.

Causas Potencialmente Graves

  • Isquemia Miocardica. Angina de pecho. Constricción, opresión, presión subesternal con irradiación típica al brazo izquierdo; por lo general con el esfuerzo, especialmente después de las comidas o con las emociones. Es característico que se alivie con el reposo y con nitroglicerina.
    Infarto agudo de miocardio. Similar a la angina pero más intenso, de mayor duración (> 30 min) y no se alivia inmediatamente con el reposo o la nitroglicerina. Son frecuentes S3 y S4.
  • Embolia Pulmonar. Puede ser subesternal o lateral, de naturaleza pleurítica, y acompañado de hemoptisis taquicardia e hipoxemia.
  • Disección Aórtica. Muy intenso, en el centro del tórax, de carácter «desgarrador», irradiado a espalda, no se modifica por los cambios de postura. Puede acompañarse de pulsos periféricos débiles o ausentes.
  • Enfisema Mediastínico. Agudo, intenso, localizado en región subesternal, a menudo acompañado de crepitaciones audibles.
  • Pericarditis Aguda. Por lo general fijo, opresivo, subesternal; a menudo posee un componente pleurítico que se agrava con la tos, la inspiración profunda o la posición supina, y que se alivia al sentarse erguido; a menudo es audible un roce pericárdico de uno, dos o tres componentes.
  • Pleuritis. Debido a infamación; menos a menudo, a tumor y neumotórax. Por lo general unilateral, punzante, superficial, agravado por la tos y la respiración.

 Causas Menos Graves

  • Dolor Costocondral. en la pared anterior del tórax, por lo general bien localizado, puede ser fugaz y punzante o sordo y persistente. Puede reproducirse presionando las articulaciones condrocostales, condroesternales o ambas. En el síndrome de tietze (costocondritis) las articulaciones están tumefactas, rojas e hiperestésicas.
  • Dolor en la Pared Torácica. Debido a distensión de los músculos o ligamentos por un esfuerzo excesivo, o a fracturas costales por un traumatismo; acompañado de hiperestesia local.
  • Dolor Esofágico. Malestar torácico profundo; puede acompañarse de disfagia y regurgitación.
  • Trastornos Emocionales. Dolor sordo y prolongado o breve, punzante y relampagueante; asociado con fatiga o tensión emocional.

Otras Causas

  1. Disco cervical;
  2. Osteoartritis de columna cervical o torácica;
  3. Trastornos abdominales: úlcera péptica, hernia de hiato, pancreatitis, cólico biliar;
  4. Traqueobronquitis, neumonía;
  5. Enfermedades de la mama (inflamación, tumor);
  6. Neuritis intercostal (herpes zóster).

Enfoque del Paciente

Una historia meticulosa del comportamiento del dolor, de sus desencadenantes y de aquello que lo alivia, ayudan al diagnóstico del dolor torácico recurrente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>